Blog

Sin Cultura Inteligente no hay Smart Cities posibles

15 de mayo de 2023


En un mundo cada vez más conectado, como el actual, todas y cada una de las dimensiones de la vida de una persona se relacionan al menos en algún punto con la tecnología. Es gracias a las nuevas tecnologías que las dimensiones personal, laboral, social, académica y ciudadana pueden avanzar y transformarse en esta era.

Las Ciudades Inteligentes lo son, justamente, porque usan la tecnología para generar beneficio para quienes las habitan.

Cuando pensamos en los diferentes procesos de transformación y de progreso social que se vienen adelantando por parte de los gobiernos y las organizaciones en la actualidad, vemos que hay un elemento en común que los identifica y los suele llevar a buen puerto: la tecnología no es considerada como un fin en sí misma, sino como un medio para generar bienestar. ¿Hay algo más transformador que esto?
Y es allí donde surge el concepto de Cultura Inteligente, en el que lo que cuenta no son los chips y las antenas, sino el efecto social de la Transformación Digital. Cultura Inteligente ya no es solo la apuesta de valor de una organización para con sus clientes o usuarios sino, además, una forma muy concreta de aportar a la sociedad, de la que ya existen ejemplos reales.

“ETB lleva 137 años transformando la calidad de vida de los ciudadanos de Bogotá y de toda Colombia. El vehículo que hemos encontrado para garantizar esa calidad de vida es la tecnología. (…) Pero el principio es entender los retos de la sociedad y sobre esos retos definir qué procesos, qué tecnología y qué talento se requiere”, Fabian Villalobos Gerente de Mercadeo y Preventa Vicepresidencia de Empresas y Ciudades Inteligentes.

Un ejemplo es lo logrado en Barranquilla con ALBA, un ecosistema digital gracias al cual 650.000 ciudadanos pueden comunicarse de manera sencilla con diversas entidades públicas y a través de diversas plataformas y sistemas, y agilizar así la realización de cerca de un centenar de trámites y servicios con alto impacto social.

Las comunicaciones pueden ser a través de plataformas de uso habitual como WhatsApp o Telegram, e incluso a través de un número telefónico, desde el sitio de una alcaldía o mediante un asistente virtual.
Otros ejemplos que aportan a esa mirada articulada de ciudadanos con espacios para cumplir sus expectativas son las zonas Wi-Fi gratuitas que ETB ha instalado en distintos lugares de Bogotá, o estrategias de desarrollo para apoyar la labor de los teatros públicos o para conectar a las plazas distritales de mercado.

Iniciativas como estas no pueden existir aisladas de una transformación cultural. El camino a la excelencia en la gestión de la comunicación pública solo se puede recorrer entre todos.

“Para nosotros es un solo ecosistema. No puede haber Ciudad Inteligente si no tenemos empresas inteligentes que aporten sostenibilidad y desarrollo y si no tenemos ciudadanos inteligentes en su interacción con su ciudad. Ese es el modelo de la Cultura Inteligente”. Fabian Villalobos Gerente de Mercadeo y Preventa Vicepresidencia de Empresas y Ciudades Inteligentes.

Únete como expositor

Cuidad anfitriona:

Organizadores: